¿Qué comer en Israel?

Una gran pregunta, ya que los visitantes pueden degustar de una gran variedad de exquisitos platos que han resultado de influencias y confluencias de historia, migraciones, mezclas y reinvenciones que, sin importar sus orígenes, han tomado su lugar en la identidad cultural y culinaria israelí.
Te queremos recomendar algunos de los platillos principales:

Pita: El pan pita o pan árabe es una variedad de pan plano, levemente fermentado, con poca miga en su interior, ligero y versátil. Su truco radica en el horneado a alta temperatura para que la masa se infle y sus paredes se desprendan. Sus ingredientes son harina de trigo, aceite de oliva, levadura, sal y agua.

Falafel: Aunque su origen se sitúa en la India, estas croquetas elaboradas con garbanzos triturados y luego fritas son riquísimas si se acompañan de yogur o tahini. Un perfecto y nutritivo entrante.

Hummus: Uno de los platos más populares internacionalmente a la hora del picoteo junto con el guacamole. En este caso, elaborado con garbanzos, zumo de limón, tahini y aceite de oliva. Se acompaña de pan pita y en algunos casos pimentón dulce y ramas de perejil. Si visitas Jerusalén, no dejes de probar el hummus de Arbes a espaldas de Mahane Yehuda Market.

Shakshuka: Arraigado a la cocina de Israel desde los años 50, este plato consiste en unos huevos cocidos en una salsa de tomate picante elaborada con diferentes especias tales como la guindilla molida, el comino o el pimentón. En Túnez es conocido como Chakchouk.

Shawarma: Una de las comidas rápidas más consumidas en el país. Se elabora con diferentes tipos de carnes, ya sea ternera, cordero, pavo, previamente sazonadas, pinchadas y cocidas en un asador vertical y giratorio. Se sirve en pan pita u obleas de pan con verduras, condimentos y variadas salsas.

Mujaddara: Este plato es un claro acompañante de multitud de alimentos ya que se puede consumir frío o caliente. A base de lentejas, trigo bulgur o arroz, y decorado con cebolla frita y aceite de oliva. Existe una variante que es la de sustituir las lentejas marrones por amarillas o verdes.

Labneh: Una variedad de queso muy cremoso, de aspecto similar a yogurth, elaborado con leche de oveja o vaca. No solo se come en el almuerzo también ocupa un lugar destacado en el desayuno.

Jraime: Uno de los platos más populares de pescado y el principal a la hora de recibir el Sabbat (séptimo día de la semana). Su cocción consiste en cocinar varios trozos de pescado en una salsa compuesta por tomates, ajos, aceite de oliva y especias.

Sabich or Sabih: Un clásico sándwich pero en un pan pita. Entre sus ingredientes destacan la berenjena frita, el huevo duro y el perejil, este último muy utilizado en multitud de platos más allá de la decoración. No nos olvidemos de sus salsas: hummus, amba o tahini.

Amba: Introducido en el país por judíos iraquíes, este encurtido a base de mango, vinagre, sal, mostaza, cúrcuma y chile picante, es muy popular para acompañar el faláfel, shawarma o para aderezar exquisitos sándwiches o sabich.

Halva: Existen numerosas variedades de halva pero su ingrediente principal es la sémola endulzada ya sea con miel o azúcar y de consistencia gelatinosa y semi transparente. Mientras que la halva de sésamo es seca y ligeramente crujiente muy similar a los turrones blandos de almendra españoles.

Tahini: Tahini o tahina es una pasta elaborada a partir de semillas de sésamo molidas. Para hacer la salsa de tahini, consumida tanto en el desayuno como en las comidas, se necesita de esta pasta, aceite de oliva, sal y zumo de limón.